# 3

El agua cubrió la cúpula de la Catedral y, como nos bastó caminar erguidos en dos patas, nunca aprendimos a volar.